ESCUELA AMAWTICA

Taypiri,  la escuela amáwtica y el círculo de mujeres
El 21 de diciembre de 2009, en la montaña sagrada de Montserrat nos encontramos reunidas 13 mujeres  para celebrar el Solsticio de Invierno en una ceremonia de encuentro y de expresión de nuestro sentir con nuestro guía y maestro el Amawta Fernando Ergueta. Allí nació Taypiri, como ser, en esencia y presencia, desde entonces iniciamos un camino como círculo femenino, sintiendo la necesidad de llevar el mensaje que fuimos recibiendo de la Pachamama día tras día.
Hoy nuestra misión es consolidar TAYPIRI como parte del espacio femenino de La Escuela Amáwtica Universal Choque Pajcha, a la cual pertenecemos, es una escuela de sabiduría, que transmite los conocimientos milenarios de la cultura andina para el equilibrio del ser humano a nivel individual y comunitario.  
flor
El amawtismo
El amawtismo, tiene sus raíces profundas en la sabiduría ancestral de los pueblos andinos, que están alrededor del Lago Titicaca y en Tiwanaku, que en su tiempo fue un centro ceremonial muy importante.
No es una religión, ni una ideología, ni una filosofía; sino una  forma de vivir en conexión y perfecta sincronía con los ciclos de la Madre Tierra y el Universo; el amawtismo nos lleva hacia el equilibrio,  la libertad,  la armonía, a vivir sanamente desde nuestro propio centro, tanto a nivel emocional, mental, físico, energético, espiritual, álmico, cósmico y telúrico.
Es parte de la esencia de la vida, una forma de vivir desde esa esencia ssabiéndonos parte de un gran todo que es el Universo mismo, dónde los animales, las plantas, las montañas, los ríos y todo aquello que existe es parte nuestra, es también nuestra familia.
Desde esta visión y cosmovisión realizamos una serie de acciones  para recuperar nuestra esencia cósmico-telúrica, nuestra libertad, nuestra autenticidad, nuestro tiempo sagrado, nuestros potenciales, el poder que hemos delegado en otras personas o en la sociedad, y vivir sobre la tierra enraizados, conectados a las leyes universales y a las leyes de la Madre Tierra, como seres misionales que somos.
 La Escuela Amáwtica
Taypiri, es la parte femenina de la Escuela Amawtica Universal de Choque Pajcha, también tiene su raíces en Tiwanaku y el Lago Titicaca, nuestros centros energéticos. Su eje central está basado en la chakana, símbolo que representa los cuatro espacios sagrados de nuestro planeta y el universo,  los cuatro pilares sobre los que establecemos nuestras acciones, siendo uno de ellos “devolver el lugar sagrado de lo femenino y la mujer en la sociedad”.
La Escuela Amáwtica, es un espacio donde nos re-encontramos y de una forma invididual o comunitaria, recibimos la transmisión de esa sabiduría práctica, mediante experiencias y practicas que nos permiten reaprender la vida y profundizar en nuestro propio caminar.
Creamos espacios y momentos que nos permiten aprender diferentes formas de agradecer a la Pachamama por todo aquello que amorosamente nos da. Aprendemos comunitariamente la manera de poner en práctica este modo de vivir: bien, siendo auténticos, en libertad, evitando la manipulación y la competencia, y buscando conectar perfectamente con los ciclos sagrados del tiempo y los centros energéticos de nuestra madre y respetando la esencia de cada ser.
La escuela está abierta a hombres y mujeres, niños y ancianos, no hay límite de edad, ni de ideología, es abierta a todas las personas que resuenen y sientan en su corazón el llamado de la Pachamama.

 Círculo femenino de las 13 lunas

Dentro de esta cosmovisión ancestral amáwtica y andina, estamos viviendo el Warmi Pachakuti, el retorno del gran tiempo  femenino,  el tiempo de la elevación de la energía femenina. Este es el motivo que se estén creando círculos alrededor del mundo, todo en el Universo es circular, la vida misma responde a este tiempo cíclico, y volver a esa esencia es volver a conectar con el Universo.
El Círculo femenino de las 13 lunas es un espacio donde mujeres de todos los lugares nos encontramos comunitariamente alrededor de un centro, para recordar y honrar la memoria ancestral, recuperar nuestra sabiduría, nuestra ceremonialidad y nuestros ritos; para descubrir nuestras potencialidades y volver al trabajo comunitario, despertando nuestras habilidades y capacidades en todos los niveles y ámbitos: educación, sanación, alimentación, arte, ciencia y otros.

Asimismo, y de forma individual, cada una de las mujeres que participa sigue un plan de apoyo en su propio crecimiento, que parte del develar su archivo akhásico donde están expresadas sus misiones espirituales y materiales, su equilibrio físico y energético, y continúa con dicho seguimiento hasta conseguir su empoderamiento, el despertar de su camino y transitar por el planeta como un ser libre, auténtico y conectado con la Pachamama y el Universo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s